Existen edificaciones donde la altura de las escaleras es excesiva para mejorar el acceso con la colocación de una rampa. En este caso se hace uso de salvaescaleras para discapacitados. Se trata de un dispositivo motorizado empleado para subir y bajar personas mayores, embarazadas, sillas de ruedas, coches de bebé o cualquier otra pequeña carga muy difícil transportar por la escalera.

El uso de salvaescaleras para discapacitados es muy común en los últimos tiempos, toda vez que cada día se le da mayor importancia a mejorar la calidad de vida de las personas minusválidas o de condición especial. El salvaescaleras para discapacitados se desplaza mediante un raíl anclado a la escalera o la pared, ascendiendo de forma suave, simplemente pulsando un botón. Entre los requerimientos para poner en funcionamiento el salvaescaleras para discapacitados destaca la cercanía a una toma de electricidad.

Los salvaescaleras para discapacitados deberían ser obligatorios

Al hacer uso de salvaescaleras para discapacitados podemos encontrar algunos modelos para sillas de rueda que soportan hasta 350 kg de peso. Se pueden instalar dentro del edificio o en la parte externa el cual viene con una lona protectora.

Son muchas las ventajas que ofrece la colocación de salvaescaleras para minusvalidos, pudiendo mencionar que se instalan sin exigir obras o rompimientos de paredes, no reduce el espacio de la escalera, se adaptan a cualquier tipo de portales, por lo general son plegables, cuesta menos que un elevador vertical y el usuario puede subir y bajar de forma autónoma, sin depender de nadie.

Claro está, no todo es perfecto, ya que el desplazamiento es un poco lento para garantizar la seguridad de la persona desplazada. Si la escalera es algo estrecha, podrá interrumpir el paso peatonal

En cuanto a las sillas salvaescaleras son muchos los modelos que existen en el mercado; pero que se usan mayormente en escaleras rectas de pendiente continua.

Salva escaleras para minusvalidos