Cuando nos ponemos a pensar que  sistema de calefacción competente y eficaz es mejor para nuestra casa, son diversos los factores que tenemos que considerar. Año tras año, los productores de calderas ambicionan con perfeccionar sus productos añadiendo novedades y técnicas cada vez más eficientes. No todos los sistemas de calefacción son convenientes ni apropiados para el mismo tipo de domicilio, en realidad cada sistema tiene sus propios beneficios pero también inconvenientes. Hoy en día existen varios sistemas de calefacción eficientes y ecológicos que nos ayudan a obtener un determinante ahorro en nuestra factura energética pero antes de tomar la decisión y seleccionar un sistema u otro, tendremos que evaluar qué combustible emplearemos, qué exigencia de calefacción y ACS tenemos en nuestra casa o de qué zona disponemos para la instalación.

Sistemas de calefacción más eficientes 

La efectividad de un sistema está sujeto a diversas causas, el combustible empleado, la instalación del domicilio, los requisitos necesarios  para la comodidad y, tambien, depende de otras circunstancias como la climatología del lugar en el que esté situada la casa. En este aspecto, y considerando todos estos factores, te mostramos qué métodos de calefacción son más solicitados a dia de hoy según la eficiencia energética.

Aerotermia:

En áreas de clima templado, uno de los métodos de calefacción más eficaces y más solicitados en la actualidad es la aerotermia, un sistema apto para entornos con inviernos suaves y veranos calurosos que asimismo nos proporcionará calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria con un único modelo de climatización.

La aerotermia se fundamenta en una técnica moderna y novedosa, en la que una bomba de calor utiliza la energía calorífica del aire del entorno, siendo esta una fuente de energía renovable y limpia en su consumo energético. Es un sistema de calefacción de gran eficiencia energética, es decir, presenta un alto beneficio a un precio muy bajo, y aunque el importe de su instalación puede ser primeramente más elevado al de otros sistemas de climatización, su amortización es muy rápida.

La aerotermia se utiliza en los sistemas de calefacción de suelos radiantes, radiadores, para la elaboración de agua caliente y para la climatización de las piscinas. Se puede coordinar con placas solares.

Sistemas de calefacción eficientes

Calderas de biomasa

Las calderas de biomasa son sistemas de calefacción eficientes, funcionan con combustibles fundamentados en desechos naturales, hasta con basura orgánica. Los combustibles utilizados más distinguidos son el pellet y  la leña.

La combustión de estos materiales va a producir energía térmica y eléctrica para suministrar  nuestras necesidades. Es una fuente de energía inagotable y posee una eficiencia energética muchos más elevada de  las calderas convencionales como son las de gas y gasoil. Un ejemplo muy claro para una casa con una caldera de biomasa y suelo radiante, el coste mensual de calefacción y agua caliente se puede aminorar a la mitad.

Calderas de condensación a gas

Dentro de los sistemas de calefacción más competentes y asequibles también debemos tener presente las calderas de condensación a gas. Es una tecnología plenamente progresada e introducida en el ámbito de la calefacción,  son calderas con un alto beneficio fundadas para el disfrute del calor encubierto de condensación asistente en los humos de la combustión. Lo que se convierte en menos emisiones de CO2 y un ahorro esencial en el recibo de gas.

Esta clase de calderas utilizan gran parte del calor que se pierde a modo de  vapor de agua en el  humo de la combustión originando una utilidad superior que aguanta el consumo entre un 15 y un 30% menos de gas dependiendo del modelo y de su utilización en el montaje.

Las calderas de condensación son apropiadas para todo tipos de instalaciones, ya sea mediante radiadores o con suelo radiante, y en ambos casos rinden un ahorro importante. En realidad, cuanto más grande sea su consumo de calefacción, más productiva es su función, ya que su efectividad se incrementa cuando la instalación funciona a bajas temperaturas.