Si acabas de mudarte a una nueva casa o apartamento, o simplemente quieres darle una reforma total a la que ya tienes, empezar por el color de las paredes es de vital importancia. Además, debes tomar en cuenta qué color, y su respectiva tonalidad, deseas aplicarle a una de las habitaciones más importantes de tu hogar: el salón.

Lo primero que debes tener claro es el tamaño de tu salón, recuerda que hay colores que harán que el espacio se vea más reducido, mientras que otros le brindarán amplitud. Un ejemplo de ello es el color blanco. Pintar las paredes de tu salón de una tonalidad absolutamente clara, como lo es el color blanco, le brindarán mayor luminosidad y espacio a tu habitación, aunque sea muy pequeña.

Usa el gris

Otro color que puede ayudarte a darle un tono cómodo y visiblemente hermoso es el gris claro. En esta tonalidad lograrás balancear los colores de tus muebles y notarás que el espacio, igualmente, se nota mucho más amplio. Muchas personas evitan pintar las paredes de sus casas de color blanco, por el tema de que la limpieza suele ser más difíciles de llevar; por ello, el gris puede ser una perfecta opción.

Si buscas calidez y comodidad, el color beige es lo que necesitan tus paredes. Con esta tonalidad de marrón muy claro, tu salón gozará de amplitud y de un color realmente hermoso. Además, esta tonalidad es muy fácil de combinar, así que no deberás preocuparte por cuál color de sofás o mesas escoger.

Profundidad y modernidad

Para darle un poco de profundidad a tu salón puedes pintar una de las paredes de este, de color negro. Recuerda, únicamente se recomienda utilizar esta tonalidad oscura en una sola pared, ya que, por el contrario, el espacio se reducirá por completo y las personas que visiten esa habitación tendrán una sensación de asfixie. Este color se utiliza sobre todo en salones modernos.

Si te importa lo que está a la moda, utilizar el color rojo en tus paredes le dará un toque de modernidad absoluta a tu salón. Pero ten cuidado, hay muchas tonalidades de color rojo que pueden dañar la apariencia de tu habitación, sobre todo aquellas que son muy oscuras. Te recomendamos que la utilices para darle intensidad a una de las paredes de tu sala. Al igual que el negro, este color debe ser utilizado únicamente en una de las paredes de la habitación.