Escayolas o pladurLlega el momento de reformar tu hogar, quieres cambiar un ambiente o mejorarlo para sentirte más a gusto, lo cual te obliga a decidir entre escayola o pladur para las paredes. Primeramente, es necesario saber que la escayola es un producto industrial lo más cercano a un yeso natural, de alta calidad y grano muy fino. El pladur, por su parte, son unas placas de cartón yeso cuyo nombre obedece al fabricante más conocido, en algunos países se conoce como drywall.

Decidirte  por la instalación de escayola o pladur

Para decidir entre escayola o pladur para las paredes, se ha de tomar en consideración algunos aspectos relevantes, como el tipo de obra y su envergadura. El pladur cada día toma mayor relevancia y casi pasa a ser una alternativa más tentadora por encima de la escayola. Esta última requiere un trabajo de altura por su dificultad al momento de colocarla, por lo que la persona que la trabaje debe tener realmente experiencia.

Otra razón que puede ser útil al momento de decidir entre escayola o pladur para las paredes, está en que éste último consiste en planchas muy resistentes y fáciles de manipular, motivo por el cual también la usan para realizar techos falsos o paredes divisorias. Gracias a unos soportes metálicos de apoyo para las planchas, puedes recubrir o realizar las formas deseadas. La escayola, por el contrario, tiene sus limitaciones.

Un aspecto importante al decidir entre escayola o pladur para las paredes, es el tiempo. Otra ventaja del pladur sobre la escayola es la fortaleza y durabilidad. El pladur es muy difícil que se raje una vez instalada la placa, en cambio la escayola puede llegar a resquebrajarse dependiendo del material de las paredes, si son casas de madera, etc.

Pros y contras entre la escayola y el pladur

El trabajo con escayola requiere mover grandes pesos, ocasionando mayor suciedad, lo cual no ocurre con el pladur, siendo más limpio y cómodo.

Hasta este punto, y tomando estos aspectos en cuenta, ya debería ser más fácil decidir entre escayola o pladur para revestir las paredes en la nueva decoración.