En los últimos años la preferencia del colectivo de la construcción ha sido proyectar viviendas y bloques de edificios cada vez más efectivos y sostenibles. Un ejemplo destacado, son las ventanas inteligentes que colaboran para moderar el paso de la luz, y a su vez nos permite beneficiarnos de un ahorro en la energía de hasta un 40% en el recibo de la electricidad. Pese a que parezca algo inviable, estamos ante una efectiva transformación en cuanto al factor energía se refiere.

Las ventanas inteligentes son uno de los elementos fundamentales para conseguir una extensa eficiencia energética en las viviendas del futuro.

¿Cómo funcionan las ventanas inteligentes?

Las ventanas inteligentes operan como las persianas o las cortinas que en función del momento del día ajustan la cantidad de luz y calor que penetra por la ventana. Con tan solo presionar un botón y en tan solo unos segundos el sistema domótico de la ventana inteligente modifica su opacidad.

Están elaboradas mediante una fina capa de nanocristales de silicio (objetivamente es como un panel solar transparente que proporciona energía a través de la nanotecnología), que varía cuando son traspasados por la luz. De esta forma, están capacitadas para propagar a su mandato la adecuada luz solar, tal como los rayos infrarrojos. Toda una revelación que, indudablemente, proporciona una rentabilidad extensa a los hogares.

Cualidades y beneficios de las ventanas inteligentes

Las ventanas inteligentes, se presentan en tres formas de uso distintos:

  1. Modo verano (fresco): la ventana deja pasar toda la luz, sin embargo  impide que entre el calor al interior de la vivienda. De esta forma, se puede renuncia al uso de la luz artificial.
  2. Modo siesta (oscuro): impide que penetre tanto la luz como el calor  hacia el interior de la vivienda
  3. Modo invierno (brillante): en los meses de invierno, deja pasar la luz y el calor y así favorece el calentamiento del hogar.

Beneficios de las ventanas inteligentes

Las ventanas inteligentes son un descubrimiento que nos posibilita cuidar del medio ambiente con la ayuda del manejo consecuente de la energía.

Gracias a los estudios que han llevado a cabo los expertos en el sector, esta nueva técnica puede alcanzar hasta el 40% de rebaja en el recibo eléctrico. ¿Pero de qué manera? Este modelo de ventanas facilitan regular la luz y el calor; por lo tanto, en verano sostiene la vivienda fresca, en invierno caliente y también suministra energía solar para iluminar el hogar por la noche.

Y es que gracias a la nanotecnología tan solo se precisan pequeñas cantidades de electricidad para que una ventana inteligente cambie de la oscuridad a la luz y a la inversa. De esta forma, no solo se adquieren casas más agradables y acogedoras, sino además más consideradas con el hábitat.

Todos estos beneficios se van a ir ampliando con el paso de los años. Bocetos que implican componentes más ligeros, una modificación de opacidad casi momentánea, así como el manejo de colores como el azul, el rojo o el púrpura.

Las viviendas del futuro

Estamos ante una existencia evidente. Y es que los hogares del futuro están más en la actualidad que nunca. Viviendas que se coordinan por sí solos consiguiendo tener un beneficio de energía y favoreciendo el empleo de los recursos energéticos renovables. Hogares conectados a Internet cualificados para moldear la energía a las obligaciones precisas de cada casa.

Lo que hace unos años podía parecer una imagen de una película, en la actualidad puede reflejarse en las viviendas inteligentes

Intégrate  en el tiempo de las viviendas  inteligentes y alégrate cuando compruebes que tu economía te lo recompensa.