Una auténtica pesadilla para muchos técnicos es la forma de como reformar una vivienda situada entre medianerías. Porque a la ausencia de lugar donde dejar los materiales de obra hay que sumar el problema de tratar con los vecinos. Y es que hay gente que no tolera el mínimo ruido en su casa, aun sabiendo que es algo temporal y que seguramente ellos también realizarán obras algún día y se verán obligados a molestar a los demás. Es igual. Como detecten un ruido de taladro por la mañana o algo de suciedad en el portal, ya están llamando a la policía o avisándote de que pobre de ti como no limpies inmediatamente.

Pero centrémonos únicamente en los problemas arquitectónicos. Un inmueble entre medianeras suele presentar diversas patologías de grietas y humedades. Empecemos por lo más importante. En todo diseño para una reforma de vivienda debemos regirnos por lo que estipulan las ordenanzas municipales del ayuntamiento donde está construido el inmueble. Porque estas ordenanzas suelen ser más restrictivas que las normas de la comunidad autónoma y del Estado.

¿Como reformar una vivienda situada entre medianerías?

Debemos prestar especial atención a la nueva organización de los espacios de día y de noche. Esto es, de la cocina y comedor respecto de las habitaciones. Hoy en día todas las estancias deben recibir iluminación directa de la calle o de un patio interior que cumpla unas dimensiones mínimas. Esto significa que se acabaron las habitaciones “italianas” que ventilan a través de otra habitación.

Asimismo se recomienda que la zona de estar diurna no interfiera con la nocturna. Lo ideal es que cada una esté en un extremo de la casa, separadas únicamente por la zona de baños y aseos.

Como reformar una vivienda situada entre medianerías

Generalmente los edificios entre medianeras tienen una estructura común; las vigas que soportan el peso de los pisos están ubicadas en sentido transversal, esto es, perpendiculares a los muros longitudinales a ambos lados del inmueble. Gracias a esto, la presencia de pilares interiores será mínima y podremos organizar la distribución de habitaciones con total libertad, centrándonos solamente en mantener la distribución de tuberías y bajantes que transcurren por las zonas húmedas (cocinas y baños). Pueden aparecer grietas en la medianería, les recomendamos leer este artículo sobre las grietas horizontales y su reparación.

También es recomendable realizar un estudio acústico de la zona, porque si la calle soporta demasiado tráfico, puede ser necesario trasladar la zona de dormitorios hacia la parte posterior de la parcela. De esa manera estaremos alejándonos del foco de ruido.

La cocina y lavadero podrán disponerse hacia la fachada principal para que, aunque tengan que aguantar el sonido de la calle, no perjudique demasiado, porque se mantendrá dentro de los niveles sonoros permitidos durante el día. Todo este trabajo suele estar realizado por albañiles o personal de la construcción. Leer más sobre aislamiento térmico y acústico en fachadas.